Hemos vuelto a las raĆ­ces .